sábado, 1 de septiembre de 2018

Reseña: La tierra permanece (Luis Benítez)

La tierra permanece es un libro de poesía de Luis Benítez. El propio autor me lo mandó como hace cada vez que saca un libro nuevo. Este libro forma parte de la colección Agalma (dirigida por Alejandro Schmidt) de Buena Vista Editora.

Se trata de un libro corto de 92 páginas que contiene 32 poemas de temática ecologista. Muchos son sobre animales, como un zorrino, una mosca, un gato, una avispa, un elefante, un tigre dientes de sable (ya extinguido), hormigas, gorriones, sapos, etc. Pero también encontramos poemas sobre la contaminación de los ríos y la tala de árboles. 

El título está sacado de una cita del Antiguo Testamento: "Generación va, y generación viene; mas la tierra siempre permanece". Me parece muy acertada la elección del título porque resume el mensaje del libro de que, a pesar del paso del hombre por el planeta Tierra, la mayor parte de las veces ocasionando daño en vez de realizando acciones positivas, el planeta sigue en pie junto a la naturaleza conformada por los animales y las plantas.

Ahora voy a compartir algunos fragmentos de los poemas que más me gustaron. Por ejemplo, el que le da título al libro: La tierra permanece. En él se dice que cuando no haya más ciudades y contaminación, volverá a reinar la naturaleza.

"Así donde se pudren los ríos
Y las usinas queman a los pájaros
Mañana vagará, libre y solo
El perro cimarrón, la oveja montaraz
Liberada del cuchillo y de la soga.
Donde se compran y se venden vidas
Parirá la yegua entre grumos de sangre
E hilachas de placenta".

Otro poema que me gustó mucho fue Ese hermano que envenena los ríos, que nos deja el mensaje de que la persona que contamina no piensa en el futuro.

"Ese hermano que envenena los ríos
No sabe que envenena también el rojo río
Que lo anima por dentro,
El que desagua en la sangre de sus hijos
Lo empetrola hoy y ahora con su error infinito".

Del poema En el balneario rescato una frase que me dejó pensando:

"Conocí el pánico de vivir
y la fobia de morir,
dos hermanos gemelos".

Otro tema que se trata en el libro es lo repentina que puede ser la muerte, en un segundo puede cambiar todo, pero el mundo seguirá adelante. Eso es lo que pasa en poemas como Anoche alguien derribó un árbol que cumplía tres mil años, El zorrino de Juan Cristóbal y Su pequeño tiempo detenido (un gato muere atropellado). Del poema El zorrino de Juan Cristóbal me pegó fuerte esta frase:

"todos alguna vez fuimos el zorrino de juan cristóbal
inerme bola de pelos privada de toda arma"

Y también el último verso:

"una definitiva maldad camina entre las cosas"

La tarde del elefante es un poema dedicado a un amigo del autor donde se relata una anécdota y me gustaron muchos los siguientes versos:

"decías sólo se está solo en las grandes ciudades"

"decías que la rutina es una vieja ciega
que mendiga monedas por bond street y por harlem
y que cada persona la recibe en su casa"

Hacía mucho tiempo que no leía poesía, así que cuando Luis me propuso que reseñara su libro, no dudé en aceptar la propuesta. Tengo que reconocer que estoy un poco "oxidada" con la poesía porque los últimos años me he dedicado más a leer novelas y antologías de cuentos. La tierra permanece me resultó un libro refrescante que me ayudó a cortar una racha de prosa. Me hizo recordar mi adolescencia, época en la que tenía una gran consciencia ecológica. En la década del noventa se hablaba muchos acerca de los problemas ecológicos. Creo que hoy en día no se habla tanto de esto porque otros problemas aún peores agobian al mundo en nuestros días, como el terrorismo, la inseguridad, la desigualdad social y los femicidios. Recomiendo La tierra permanece a todos los amantes de la poesía y a quienes están interesados en las problemáticas ecológicas.

1 comentario:

  1. Me alegro mucho que lo hayas disfrutado yo también lo he leído gracias a su autor! Un besito!

    ResponderEliminar